3.8.07




Agotamiento como nunca había imaginado detrás de puertas de oficina y luz alógena.


Moratones, no saber qué día es y saberlo muy bien al mismo tiempo. 
Historias que se acaban sin empezar.
Buenos días, café que despierta a mis granos adolescentes. 
Con aspecto deplorable, soy la chica más psicótica de la línea siete.
Sí, cada agosto es diferente.
Ven. Ven ahora aunque no quieras. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario