3.9.08







los yukatas y telas floreadas me salen por los ojos, los vagones de tren iluminados por el sol de las tres de la tarde, la llegada del tifón, del terremoto y de godzilla.
agua traída del Fuji me mira desde mi escritorio de hierro, en este ambiente de prisión kosovar. y odio-odio suena la música y no se acaban los caminos.
Se abre el telón

No hay comentarios:

Publicar un comentario