21.3.10





Aquí yacen
los restos mortales
del que en vida
buscó sin alivio 
una
a
una
tu cara
en todos
los buses urbanos
(Epitafio. Leonel Rugama, 1969)


¿Hola, cómo estás? y me apoyo en la pared para no caerme cuando tiembla el suelo. 
En la sala tres de los cines Ideal, una noche cualquiera. He tenido un día extremo y la única manera de acabarlo era ver una película, pero ¿quién puede ver una película con el pasado resoplándote en el cogote?. El sueño hecho realidad otra vez durante el largo camino de vuelta porque la iluminación tendrá que esperar y aquí se está caliente. 
Eso fue hace mucho tiempo, pero bésame en la cicatriz y entra en mi casa; hasta la foto mental de mis bragas de adolescente, que te derretirá el corazón sin que tú lo quieras. 
Las cuestas de Madrid en el primer día de tu vida, cuando vuelvan a cantar los helicópteros y no me tengas que explicar nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario