19.4.10



bajo el almendro
flores en mi cara
ruido de motor
(La Quinta de los Molinos, Primavera 2006) 
para escapar de la locura me até al cuello una bola del mundo que perdí jugando en la playa. 
meses después del naufragio y sin agua que beber, se formó un bosque oscuro en mis ojos. 
llegará el momento, cuando menos te lo esperes. 
eso dicen, pero no es verdad. 

3.4.10




..., una mujer que no se aferraba a los bordes del abismo sino que caía al abismo con curiosidad y elegancia. Una mujer que caía al abismo sentada-  Roberto Bolaño
Living on the edge a las 6.30 de camino a Haneda en el taxi guiado por un hombre milenario y descerebrado, viva el exceso con fondo musical de Tom Waits mientras me da vueltas la cabeza y saludo a los rascacielos de Shinjuku. “What’s America’s disposition now?”: Travis me pareció un gilipollas desde el principio, pero tanta violencia no se justifica ni  con el perfecto clima de Naha. 

1.4.10



“urge sobrevivir, te mereces un novio poeta”
Doce del mediodía, salón de actos. Los alegres graduados enseñan los dientes, chicas en hakama con bolsitos presentan a sus papás entre la multitud. Sin saludar al maltratador venezolano, me despido de los antiguos veteranos y me abro paso entre las familias trajeadas. Anestesia o asimilación, no lo sé, pero hoy no me emocionan los aplausos comunes, ni el mar de paraguas y sonrisas que encuentro en el patio. Ocho horas más tarde, una mueca de deprecio en el pasillo del bar; hipocresía en las esquinas, igual que en los viejos tiempos, cuando lloraba sin consuelo por la M-30. Voy a hablar de películas rodadas en 1992, de la voz grave de Scarlett Johanson y de lo acertadas que son algunas producciones en la industria musical norteamericana. Hablo por los codos hasta que me duele la cabeza, no puedo parar este torrente de statements que no significan nada,  pero que llenan el vacío del estómago como una mala comida después de caminar tres días por el desierto. Por eso, cuando nos damos la espalda, pienso que no hay nada que pueda hacer mas que reírme por las noches de esta vida tan intensa al otro lado.