21.7.10





Las escaleras del MET. El tiburón en su pecera y las muelas del juicio fastidiándome en el frío invernal con gorro de Holden Caulfield. Otra vez en esta parte del Mundo,aunque  un poco más al norte. Quién me iba a decir que, seis meses después, el dolor post-traumático y novelesco desaparecería al calor de un radiador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario