8.11.10

バランス




Mételo todo en una caja, sella la caja con cinta aislante y envuélvela en una bolsa bien atada. Mete esa bolsa dentro de otra; así hasta tres veces. Pon el paquete en el maletero del coche y conduce hasta llegar al mar; aunque tengas que conducir la noche entera. Sal del coche, coge el paquete y míralo. Míralo bien y llora si quieres, recuerda una vez más, durante el tiempo que consideres necesario, las palabras más dulces, las estaciones de tren, los gritos y la pérdida de control, los cafés de las putas, las fotos en la nieve, el sonido de los helicópteros-”creoquesoyfeliz”, los cerdos carroñeros, las pesadillas, los accidentes, los karaokes, los exámenes en el primer domingo de diciembre, la casa más estrecha del mundo, el vodka con pepinillos, los sillones fríos, las paredes demolidas y la izakaya del gato negro con las peor eda mame del mundo. 
Tira el paquete y siéntate a ver cómo amanece. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario