15.4.11

jueves





He tenido una pesadilla donde estaba en una terraza, pedía brazo de gitano y literalmente me traían un brazo humano a la parrilla, hasta se podían ver el cúbito y el radio entre la carne. Me disgustaba, pero no decía nada porque ya lo había pedido. En el fondo sabía que se trataba de un brazo humano, pero lo pedía igual porque churruscadita la carne  estaba buena. Mientras, Rosa acuchillaba ratas negras clavándoles un puñal en el vientre gordo mientras corrían en un patio con mesas redondas, donde pedimos el brazo de gitano, y donde había quedado con Trevor para demostrarle que mi vida había mejorado una barbaridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario