18.5.11

miércoles

 

 

 

 

 




16.5.11

takenoko










entonces te das cuenta de lo increíble que es estar en Tokyo, perdida en Asagaya entre farolillos de fiesta mientras vas a una cena hecha a base de takenoko. oyamashimasu y se te saltan las lágrimas en un agradecimiento imaginario a los queridos amigos,  repartidos por todo el globo terráqueo. 
Apocalipsis en los periódicos y vuelvo a caer al ver tus manos, como una idiota, pero esta vez todo está claro y el tsunami, los terremotos, las fechas de entrega y los años, para qué nos vamos a engañar, han hecho que la situación mejore, como si esta vez no me hubiese olvidado la  linterna.