19.6.11

11 hours ago





los niveles de radioactividad no aparecían registrados con detalle en la página de aquél hombre loco de manos arrugadas. Yo llevaba un vestido negro de tirantes anchos con un estampado de golondrinas, los conciertos estaban a punto de comenzar. Conseguí ocultarme a tiempo tras las puertas de cristal, justo antes de que el tipo de camisa blanca y un pase de prensa colgando del cuello me viese. 
Mientras el americano se fumaba todos mis cigarros y se bebía todas mis cervezas, tuve la sensación de estar en el peor agujero del mundo, mecida al sonido rancio de canciones de la temporada pasada en roppongi y el graznido de los cuervos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario