19.11.14

愛宕念仏寺










Dicen que la fantasía es un lugar donde siempre llueve, pero yo no estoy de acuerdo.
Nunca quise rendirme, hasta que me rendí.
Fue el final de una huida larguísima con tañido de campanas en el jardín de los mil rakan sonrientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario